Imagen https://lamejoramigademama.files.wordpress.com/2014/05/mujer-trabajadora-la-mejor-amiga-de-mama.jpg

Tiendo a desaparecer de vez en cuando, pero esta vez he
desaparecido más de la cuenta. Ya no vivo del trabajo por cuenta propia, sino
que me he pasado al lado oscuro del trabajo por cuenta ajena. Y momentos como escribir para el blog, hacer la compra, o llamar a mis amigos escasean cada vez más.
Pero he conseguido un trabajo por cuenta ajena, que a nivel familiar nos da un desahogo económico importante, y es lo que cuenta.
Lo curioso es que en ningún momento nadie, durante el proceso
de selección por el que pasé, me preguntó cuántos hijos tenía (ni siquiera si
los tenía). Creo que es la primera entrevista en la que no me lo han
preguntado.

Mi jefe y toda la plana de directores de mi compañía se han
enterado de la prole que arrastro en una cena de trabajo, tras visitar los “headquarters”
de la compañía en una región vecina, habiendo aceptado dormir fuera de casa una
noche, y trabajar en un día que era festivo en Asturias. Se han sorprendido, he
oído todo tipo de chascarrillos sobre lo superwoman que soy, y lo atrevida que
soy compaginando trabajo y vida de familia numerosa.

Y hasta hoy, nadie puede echarme en cara que mi papel en la
empresa se ha podido ver alterado en algún momento por algún problema en casa.
Sí, mis hijos han tenido que ir al médico (y yo no les he llevado), tienen que
ir al cole más tarde de mi hora de entrada (y yo no les llevo a la parada) y
volver más o menos a la misma hora que yo estoy llegando a Oviedo tras recorrer
el camino a casa por la autopista rozando los 133 km/h (pero llego a recogerles
la mayoría de los días). Si, Purpurina y Pepinillo tienen que ir a la guardería
más de 8 horas, les recojo destrozados y agotados, pero salen contentos, y al
día siguiente entran más contentos aún. Todo gracias a Vero, a mis padres, a
Willy, a mi socio, al que veo más bien poco últimamente, pero que sigue
peleando por nuestro proyecto aún con más fuerza…

Y todo este esfuerzo, para que luego lea en Facebook que una
señora listilla (según dicen, madre de seis hijos) vocifera a los 4 vientos que mejor no contraten a mujeres en
edad fértil, señores empresarios.

Manda huevos. Con perdón.

Pues señores empresarios, ustedes se lo pierden. 

– Se pierden
contratar a una mamá multitarea, que es capaz de cocinar, cambiar un pañal,
repasar la hoja de lectura de infantil y quitar los mocos de un niño al mismo
tiempo.

– Se pierden ustedes contratar a una mamá capaz de escuchar un
cuento contado por un niño y escribir un mail a la tutora al mismo tiempo. Y
digo escuchar, no oír. Que es distinto.

– Se pierden ustedes contratar a una mamá que no necesita una
agenda
en el Lotus notes que le diga las tareas que ha de hacer en el día,
porque para empezar, el Lotus Notes no tendría espacio suficiente para registrarlas
todas. Esta mamá se las sabe de memoria, porque durante la ducha matutina se ha
organizado el día concienzudamente, y no queda ni un mísero minuto del día
libre ni para respirar.

-Se pierden ustedes una mamá capaz de ser firme a la vez que
comprensiva, orientada a resultados
, y a la vez experta en procesos.

-Se pierden ustedes a una mamá a la que la vida le ha enseñado
que la vida misma es más que el trabajo, pero que sin trabajo la vida es más
difícil. Y eso te da una perspectiva diferente. Más humana, que es lo que
necesitan las empresas, y más práctica y eficiente, que es lo que le hace falta
a muchos empresarios: practicidad y eficiencia, y menos tiempo perdido.

Señores empresarios, así nos va en este país, así nos luce el
pelo. Ustedes deciden.

Querida Mónica Oriol, me imagino que tus palabras han sido
sacadas de un contexto más extenso, pero entiende que esto da mucho juego,
porque es una realidad. Las mamás lo tenemos muy difícil. Pero somos las
mejores. ¡Va por nosotras!

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.

Elena Aguirre

Soy Elena, madre de 4 peques, psicóloga según el diploma que me dieron al acabar la carrera, y directora de Recursos humanos "en mi tiempo libre". Si ahora volviese atrás, estudiaría magisterio, en lugar de psicología, porque me encanta disfrutar de y con los peques. Me encanta ver las cosas desde su perspectiva. Nunca pensé que tendría 4 hijos, y menos que algunos serían mellizos!pero a día de hoy no sobra ninguno y tendría más si me dejasen. Con Willy "Fogg" , que de vez en cuando nos ayuda con algún post por aquí, hacemos un equipo bastante bueno, y sobrevivimos en esto de criar a 4 peques. Soy un espíritu libre, así que, cuando no "parqueo" o estoy con los peques, necesito ver el mar cada poco, o escaparme al monte o a sitios que no conozco, viajar,salir a tomar unas cervezas con amigas entre semana, respirar aire fresco a primera hora de la mañana, y lo daría todo por ir a trabajar caminando. Devoro tabletas de turrón de Suchard, de las que hago acopio en Navidades, y cuando se me acaban, ataco la Nutella a cucharadas. La vida sin chocolate no tiene sentido. Y si tuviese todo el tiempo del mundo y me tocase la lotería, además de hacerme con una casita con prao delante del mar (con huertiquín, por supuesto), me pasaría horas montando legos y maquetas de papel o cartulina.

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.