No quiero hacer apología de la lactancia. Amamantar es una decisión muy personal y cada mamá sabe lo que es mejor para ella y su/s bebé/s. No me gustan los extremismos ni los dogmas. Y creo que si una mamá decide dar el pecho y surgen dificultades, ella misma debe poner el umbral de hasta dónde llegar por conseguirlo. Si se consigue genial, y si no, afortunadamente contamos con alternativas.

Lo que me molesta es la falta de conocimiento que hay entre parte del personal sanitario, que se supone que es quienes deben saber y asesorarnos cuando estamos perdidas en medio de un problema, y cuya ignorancia en la materia lleva a abandonos indeseados de la lactancia.

Una causa común de dejar el pecho es el tener que tomar medicamentos. Ante la duda, siempre te dicen que no es compatible, y que si quieres tomar tal o cual medicina, debes dejar de amamantar mientras la tomas, lo que probablemente se acabará convirtiendo en un abandono total. Y no, no pasa nada por dejar de dar el pecho… pero ¡cuando tú quieres! No cuando te obliguen erradamente a ello.

La realidad es que la mayoría de medicamentos (antibióticos incluidos) son compatibles con la lactancia, porque o bien no pasan a la leche, o si lo hacen es en cantidades insignificantes. No es que yo haya hecho un master en pediatría en los últimos tres meses, es que una matrona muy sabia me enseñó una web que se llama E-lactancia. Esta web fue creada por el pediatra José María Paricio (cuyo libro “Tú eres la mejor madre del mundo” recomiendo encarecidamente), Aquí podéis consultar los créditos de la página.

Se pueden buscar medicamentos por el nombre comercial o por el principio activo. Tienen una escala de compatibilidad que va desde Riesgo muy bajo (es decir, totalmente compatible), Riesgo Bajo, Riesgo Alto y Riesgo Muy Alto (totalmente contraindicado).

Si no encuentras un medicamento, les puedes escribir y te contestan rapidísimo. Ayer precisamente les consulté por un complejo vitamínico para la caída del cabello, el cual, por falta de estudios sobre el componente principal, me recomendaron no tomar.

Muchas gracias al Dr. Paricio y a todas las personas que forman parte de esta genial iniciativa. Por cierto, ¡aceptan donativos!

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Después de mi paso por la Universidad hice un Master en Gestión Internacional de la empresa, y es a esto, al comercio exterior, a lo que me dedico profesionalmente. Junto con mi Pantuflo, somos padres de seis. Los tres primeros no están con nosotros, habitan cada uno en una estrella. Los tres siguientes afortunadamente nos dan mucha lata: Zipi y Zape, que nacieron el mismo día, y Tamagochi, que llegó tres años después. Escribo con sinceridad, pero sin dramatizar, sobre mi realidad imperfecta, sin olvidar el sentido del humor, todo ello aderezado con un punto místico que no puedo evitar por más que me lo proponga. Soy inquieta por naturaleza, siempre tengo algún proyecto entre manos. Hablo más deprisa y en más cantidad de lo que la mayoría de las personas son capaces de procesar, así que el blogging ante todo es una terapia para mí (¡y para los que me rodean!).

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.