“¡No se puede vivir desinformada!”… Me dicen por ahí…

Y es que desde que nacieron Zipi y Zape, en casa la televisión sólo se enciende para ver la Patrulla Canina. Y apenas escucho noticias en la radio del coche porque me paso los trayectos haciendo de DJ. Menos mal que Tamagochi aún no hace peticiones…

El caso es que creo que vivo tan desinformada como mi padre, que se lee tres periódicos, escucha todos los noticiarios de la radio y ve las noticias de la tele a mediodía y por la noche. En realidad sabemos lo que los medios de comunicación quieren contarnos, y como interese contarlo en cada momento. Vivimos completamente manipulados (no vengo a descubrir la gaseosa ni lo pretendo).

Afortunadamente existen las redes sociales y el mundo 3.0 (¿por qué número van ya, que me perdí en el 2?). Aún no ha evitado que los poderosos del planeta sigan siéndolo, y haciendo y deshaciendo a su antojo a costa de millones de personas. Sin embargo, el resto de la humanidad al menos tenemos un patio de vecinos muuuuy grande en el que hacer algo de ruido y mucho daño. Más que hacer daño (aquí somos pacifistas), reparar parte del que ellos hacen al mundo.

Y todo este rollo es para contar que los medios no se han hecho eco de que

la semana pasada se conoció que se está investigando a dos jefes de pediatría del hospital de San Joan de Alicante. Estos señores crearon una asociación hace años, que recibía ingentes cantidades de dinero de varias empresas fabricantes de leche de fórmula para lactantes. La supuesta finalidad de esa asociación era invertir en investigación sobre nutrición pediátrica. La realidad fue que la asociación era una tapadera de la que estos señores desviaban el dinero, que se gastaron en darse la vida padre, a cambio de promocionar las diferentes marcas, que iban rotando, a las madres.

Es grave que una marca de leche se salte el Real Decreto Ley 867/2008 de 23 de mayo, pero más grave aún es que dos profesionales de la sanidad acepten ese dinero para arruinar lactancias y menoscabar la maltrecha autoestima de las madres que quieren dar el pecho y no lo consiguen.

Este no es un post sobre lactancia, no quiero polemizar, ni abrir debates sobre pecho y biberón. Sólo estoy contribuyendo a difundir una noticia que creo que es bastante grave y a la que los medios deberían dar más visibilidad. Si decides desde un principio optar por dar el biberón a tus hijos es genial, porque lo haces confiada y tranquila, y tú y tus hijos estaréis bien. Pero si decides dar el pecho y un pediatra arruina tu lactancia porque tiene intereses económicos, eso no tiene nombre.

 

 

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Después de mi paso por la Universidad hice un Master en Gestión Internacional de la empresa, y es a esto, al comercio exterior, a lo que me dedico profesionalmente. Junto con mi Pantuflo, somos padres de seis. Los tres primeros no están con nosotros, habitan cada uno en una estrella. Los tres siguientes afortunadamente nos dan mucha lata: Zipi y Zape, que nacieron el mismo día, y Tamagochi, que llegó tres años después. Escribo con sinceridad, pero sin dramatizar, sobre mi realidad imperfecta, sin olvidar el sentido del humor, todo ello aderezado con un punto místico que no puedo evitar por más que me lo proponga. Soy inquieta por naturaleza, siempre tengo algún proyecto entre manos. Hablo más deprisa y en más cantidad de lo que la mayoría de las personas son capaces de procesar, así que el blogging ante todo es una terapia para mí (¡y para los que me rodean!).

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.