La Semana Mundial de la Lactancia Materna 2014 terminó ayer, pero igualmente quiero aportar mi diminuto granito de arena.

No puedo dar trucos para amamantar a dos bebés a la vez, ni consejos de posturas, ni en definitiva contar mi experiencia porque como ya expliqué en este otro post fue un fracaso y sólo duró 17 días (y ni siquiera en exclusiva). Y tampoco quiero echar balones fuera, porque la responsable de dar el pecho a mis hijos era yo, la que no fue consciente de la magnitud de la lactancia con gemelos ni leyó ni se informó sobre la que se me venía encima fui yo. Sin embargo, también es cierto que me sentí muy poco acompañada, la única persona que me apoyaba y animaba era el papá, que estaba tan perdido como yo. El resto de mi entorno me tomaba poco menos que por lunática por querer dar el pecho a dos bebés, y al verme tan desesperada, y con toda su buena intención, lo único que me repetían una y otra vez es que “no pasa nada por dar biberón”, que dejara de castigarme y que los bebés se crían “igual de bien” con la leche de fórmula. Definitivamente no es lo que necesitaba oír.

Si me lo hubiese propuesto más conscientemente y hubiese tenido más acompañamiento no sé si lo habría logrado, pero mi autoestima lo habría agradecido. Es por esto que hoy quería compartir 9 cosas que me habría encantado escuchar de mi entorno mientras intentaba establecer la lactancia:

1- No estás loca, dar el pecho a dos bebés es posible, y TÚ PUEDES hacerlo, no serás la primera ni la última que lo consigue;

2- No te estás machacando ni castigando, sabemos lo primordial que esto es para ti y que tengas miedo a fracasar en una empresa tan importante. No nos es desconocido que de sobra sabes que no eres mala madre si finalmente optas por la leche de fórmula, así que no te lo vamos a repetir más;

3- No hay leche materna de mala calidad, hay bebés más o menos demandantes. Te llevará tiempo conocer las necesidades de cada uno de tus hijos, ten paciencia;

4- Saldrás de este túnel negro, requiere esfuerzo, paciencia, estás exhausta y no puedes pensar con claridad, pero llegará un día en que lo domines;

5- Déjate llevar y aparca el reloj, los bebés no son robots que se comportan bajo un patrón determinado. Cada uno tiene sus particularidades, que sólo puedes conocer con el tiempo. Si después de cada toma es necesario completar con leche artificial porque no tienes suficiente, adelante, pero el pecho manda, es el que rige, el biberón está en segundo plano;

6- No te ocupes de nada que no sean tus bebés, nosotros estamos aquí para encargarnos de TODO lo demás;

7- Alimentar a dos bebés es extenuante, sea de la forma que sea. El biberón ni es “más cómodo”, ni es la panacea, también es agotador e implica una logística mayor que la de dar el pecho, y las primeras semanas también necesitarás de alguien a tu lado;

8- Al principio es muy posible y altamente probable que duela, que te salgan grietas, que tu pecho se ponga como una roca. Todo es normal. El cuerpo toma su tiempo en acostumbrarse, y cuando te suceda, pide apoyo profesional, hay muchos recursos (gratuitos) donde te podrán ayudar a gestionar estos contratiempos pasajeros y solventar tus dudas. Te ayudaremos a encontrarlos;

9- Si nada funciona, si estás desesperada, exhausta y realmente no aguantas más, haz lo que TÚ creas mejor para ti y tus bebés. Las decisiones que se toman con el corazón siempre son las correctas. Pero debes ser tú y sólo tú quien decida dejarlo o continuar, y hagas lo que hagas, estará bien.

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Después de mi paso por la Universidad hice un Master en Gestión Internacional de la empresa, y es a esto, al comercio exterior, a lo que me dedico profesionalmente. Junto con mi Pantuflo, somos padres de seis. Los tres primeros no están con nosotros, habitan cada uno en una estrella. Los tres siguientes afortunadamente nos dan mucha lata: Zipi y Zape, que nacieron el mismo día, y Tamagochi, que llegó tres años después. Escribo con sinceridad, pero sin dramatizar, sobre mi realidad imperfecta, sin olvidar el sentido del humor, todo ello aderezado con un punto místico que no puedo evitar por más que me lo proponga. Soy inquieta por naturaleza, siempre tengo algún proyecto entre manos. Hablo más deprisa y en más cantidad de lo que la mayoría de las personas son capaces de procesar, así que el blogging ante todo es una terapia para mí (¡y para los que me rodean!).

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.