Quería compartir algunas cosillas que a lo mejor te sirve saber antes de someterte a una abodminoplastia.

La operación de abdominoplastia es un proceso agresivo para el cuerpo y la recuperación es difícil. Pero pasa, muy rápido, y cuando te quieres dar cuenta has retomado tu vida normal. Si tienes pensado pasar por quirófano, o estás a punto, aquí van ocho tips que espero que te sirvan.

Antes de la abdominoplastia
  • Gimnasio cuanto más óptima sea tu forma física, mejor afrontarás el postoperatorio. Si puedes ejercitar desde meses antes, mejor que mejor. Aquí puedes ver una sugerencia tabla de ejercicios para la diástasis. O si no, puedes pedir a un fisioterapeuta o un entrenador personal (que conozca esta lesión) que te haga una sobre la marcha. Pero es muy recomendable tener especialmente las piernas fuertes. Durante un mes por lo menos vas a tener que hacer mucha fuerza con ellas para levantarte, agacharte y moverte;
  • Depilación la zona de la incisión (esto es, por encima del pubis, la misma que la de una cesárea) debe estar libre de vello con un margen razonable. Creo que rasurarse no es muy buena idea. Te recomiendan eliminar el vello un par de días antes de la intervención para que la piel no esté irritada. Si afeitas, el día que te corten con el bisturí estarán empezando a asomarse los pelillos. Y lo que es peor, lo harán con fuerza los días siguientes, cuando peor te encuentres. Así que una depilación con cera o cualquier otro método que arranque el vello de raíz es más que recomendable;
  • Ropa holgada si es verano los vestidos de algodón son lo ideal. Si es invierno, pantalones con cintura elástica. Calzado sin cordones ni ataduras. La premisa es ropa cómoda y que no hagan falta demasiados movimientos para ponérsela.
Después de la abodminoplastia
  • Trucos para no estornudar juro que he hecho esta búsqueda en google. Con tres niños pequeños, pleno otoño (cuando me operé), los virus en casa estaban en pleno apogeo. No me puedo imaginar lo que es estornudar teniendo cosido el abdomen de arriba abajo y de un lado a otro… Lo más curioso es ¡que puedes encontrar cientos de trucos! Yo el que usaba cada vez que me venía el estornudo era hacerme una pinza con los dedos pulgar y anular en la parte de arriba de la nariz, donde apoyan las gafas. Aprietas firmemente y de forma inmediata se inhibe el estornudo, ¡funciona!;
  • El drenaje depende mucho de cómo sea tu caso particular. Pero es probable que te toque irte a casa con al menos un drenaje  puesto. Y bueno, a mí me resultaba bastante grimoso. El cirujano me sugirió meter el redón en una bolsa (de tela, porque de plástico da más calor todavía). Luego lo enganché en un cinturón. Yo además lo llevaba por debajo del vestido. De esta forma no se veía (ni lo veía yo, ni lo veían mis hijos que estaban como hipnotizados con el tinglado);
  • Dieta el funcionamiento de tus intestinos va a marcar un hito en tu recuperación. El primer día que vayas al baño puedes recordarlo como un momento glorioso, o como la mayor de las pesadillas. La jornada de la intervención la pasas en ayunas primero y a líquidos después. El día siguiente, tumbada. El tránsito se pone en huelga por tanto, y tiene que volver a retomar su ritmo habitual. Por eso es muy importante que el día que por fin tengas ese momento escatológico, la masa que vayas a expulsar de tu cuerpo sea lo más blanda posible. Come mucha fruta y verdura, cereales integrales, legumbres (si habitualmente no te dan demasiados gases). Y destierra los dulces (galletas, bollería industrial, y postres varios). Sustituye las grasas saturadas (mantequillas, palma, coco, vegetales hidrogenadas) por aceite de oliva virgen extra. De lácteos, ya que estarás con antibióticos, opta por los yogures. Si habitualmente (sin cirugía de por medio) tienes problemas en este aspecto, pregunta también a tu cirujano si puedes tomar algún producto, no necesariamente laxante, que contribuya a ablandar las heces;
  • Champú en seco si te vas a casa con drenaje puesto, es posible que no puedas ducharte en varios días (yo estuve seis). En teoría te podrías lavar solo el pelo haciendo muchos malabares. O ir a la pelu (y de paso te das un homenaje). Eso ya depende de las ganas de cada una. Yo, ganas pocas, así que lo que hacía era utilizar champú en seco. Disimula más o menos, te deja un olor fresquito y rico y te da volumen. No tiene nada que ver con el gustazo del pelo recién lavado oliendo a champú, pero mejora mucho la situación;
  • Esponjas jabonosas el pelo aún puedes hacer un apaño e ir a la peluquería si te ves con humor… Pero el resto del cuerpo… si no te puedes duchar, no hay más vueltas que darle… Como mucho te pueden lavar por partes, y es bastante engorroso. Con las esponjas jabonosas esta tarea es más sencilla. Son de un solo uso, se humedecen, se aplican, no hace falta aclarado. Y lista y limpia. Las puedes encontrar en farmacias;

Los primeros días del postoperatorio son muuuuuuy difíciles (si quieres leer el postoperatorio de mi abdominoplastia puedes hacerlo aquí). Pero pasa rápido. Afortunadamente es una cirugía de elección que afrontas en condiciones óptimas de salud, por lo que la recuperación irá bien.

Mucho ánimo y ¡suerte!

 

 

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Asturiana, habladora compulsiva, culo inquieto, Licenciada en un par de cosillas y madre de 3 + 3. Los tres primeros son 🌟 🌟 🌟 y los tres siguientes (los mellizos Zipi y Zape y el pequeño Tamagochi), afortunadamente nos dan mucha lata. No soy superwoman, trabajo en equipo con mi Pantuflo. Nadie dijo que fuera fácil... pero ¿y lo bien que lo pasamos?

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.