¿Ya has encontrado el método definitivo para marcar la ropa (y otros objetos) de tus hijos? Te cuento mi último descubrimiento al respecto: bueno, bonito, barato… Y sobre todo, y ante todo ¡rápido!

Cuando los mellizos empezaron a interactuar de verdad verdadera (en torno a los 18 meses) comenzamos a intentar (recalco la palabra intentar, porque la realidad es que mi casa es una comuna hippie) que cada uno tuviera sus cosas, sus juguetes diferentes según los gustos, su ropa, etc.

Total, que con nuestras buenas intenciones para fomentar la identidad de los hermanos mellizos, empezamos a marcar “sus” cosas. En esta otra entrada te cuento qué utilizamos para la ropa, juguetes y zapatos. (Leer entrada sobre marcar ropa y objetos de los mellizos). Esta empresa funciona muy bien, el envío es rapidísimo y el precio me parece aceptable. Y aún a día de hoy la seguimos utilizando para los zapatos y los objetos porque las pegatinas van muy bien y nos encantan.

Sin embargo, para la ropa… como que no terminaba de convencerme. Son muy monas y muy resistentes y muy personalizadas… Pero son etiquetas termoadhesivas, o sea que se pegan con el calor. O sea que hay que sacar la plancha para aplicarlas. Así de primeras puedes pensar que no es para tanto, que te pones y en diez minutos lo dejas todo listo.

Pero si tenemos en cuenta dos condicionantes que hay en mi familia:

  1. Soy Malamadre y encima desorganizada, por lo que planificar cuándo, cuánto y cómo hay que planchar las etiquetas de las prendas infantiles para obtener el máximo rendimiento en el menor tiempo, como que no va conmigo (con el buenpadre ya ni contamos para este menester)…
  2. Tamagochi heredará el 85% de la ropa de sus hermanos, de los dos indistintamente… Y tengo claro que no voy a hacer etiquetas termoadhesivas personalizadas para él también, porque triplicaría el trabajo (me remito al punto 1)

pues como que, no, no son para mí. Así que nos lanzamos en la búsqueda de una alternativa buena, bonita, y sobre todo, barata…

Estampando que es gerundio

Empecé entonces a plantearme que para la ropa podíamos saltarnos la regla de la identidad y marcarla en barbecho… Es decir, una etiqueta estándar para toda la familia, y pista que despegamos…

Y entonces ahí entró la actuación estelar de Pantuflo, que dio con la solución: Sellos para marcar ropa. A golpe de pum marcas cada prenda, rápido y simple a más no poder.

Primero encontró algunos sellos preciosos y molones, pero un poco caros, (más de 50€ por unidad).  Nos echó para atrás que no se podían modificar (eran como los sellos de las empresas, para que te hagas una idea). Y a pesar de que teníamos claro que íbamos a marcar la ropa sólo con los dos apellidos de los niños… ¿y si por lo que fuera un día queríamos poner los nombres? Tres sellos no íbamos a encargar, y gastar más de 150€ en este asunto, eso seguro.

Y entonces Pantuflo dio con esto:

Marcar ropa sello

No te voy a engañar: es un rollo cada vez que tienes que cambiar las letras, te dejas la vista y pierdes dos o tres letritas de cada vez… Tampoco supone mucho trastorno porque en realidad lo marcamos prácticamente todo con los apellidos solo, así que apenas lo cambio. Pero sé que si quiero hacerlo (como para las fotos que ilustran este post, por ejemplo) puedo.

La tinta dura bastante en la ropa. Ha sobrevivido a un curso escolar sin borrarse.

No recuerdo el precio exacto, pero seguro que no fueron más de 20€ (incluso diría que no más de 15). En la plataforma por excelencia de compras online pones “sello marcar ropa” y te salen tropemil.

Nuestro pack vino con todo lo que se aprecia en la foto:

  • el sello
  • una almohadilla para entintar
  • un bote de tinta que dura hasta el infinito y más allá
  • una cajita llena de letras de tamaño Pin y Pon que te ayudarán a retrasar la presbicia
  • unas pinzas para intentar coger las letras, trabajo de alta precisión que sin duda te servirá para entrenar la psicomotricidad fina (que de tanto cambiar pañales y cargar bebés, se queda atrofiada, no te creas)
  • Ah! y una cinta blanca por si vas a marcar en ropa oscura (no me libro del termoadhesivo!). No creo que la use porque tengo reserva de etiquetas de Lovely Tags por si se diera el caso

Pues nada, ahí lo dejo, por si le sirve a alguien.

¡Feliz inicio de curso!

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Después de mi paso por la Universidad hice un Master en Gestión Internacional de la empresa, y es a esto, al comercio exterior, a lo que me dedico profesionalmente. Junto con mi Pantuflo, somos padres de seis. Los tres primeros no están con nosotros, habitan cada uno en una estrella. Los tres siguientes afortunadamente nos dan mucha lata: Zipi y Zape, que nacieron el mismo día, y Tamagochi, que llegó tres años después. Escribo con sinceridad, pero sin dramatizar, sobre mi realidad imperfecta, sin olvidar el sentido del humor, todo ello aderezado con un punto místico que no puedo evitar por más que me lo proponga. Soy inquieta por naturaleza, siempre tengo algún proyecto entre manos. Hablo más deprisa y en más cantidad de lo que la mayoría de las personas son capaces de procesar, así que el blogging ante todo es una terapia para mí (¡y para los que me rodean!).

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.