Nos ha resultado curioso que ya son varias las personas que han dado con nuestro blog utilizando como palabras de búsqueda “cuerpo preparado para embarazo gemelar” o similares. Así que hemos decidido escribir sobre esto.

Ya hemos comentado en otras ocasiones que el embarazo gemelar no es lo natural en el ser humano. De forma espontánea, se produce en 1 de cada 80 (1,3%) de los embarazos. Esta es una estimación muy genérica, ya que hay razas más propensas (en algunos países de África la tasa es cinco veces superior, mientras que en los asiáticos la prevalencia de gemelos es 1 de cada 160). También influyen otros factores como la edad (a mayor edad, mayor probabilidad) o el número de embarazos previos (a más embarazos, más papeletas para ser multimami). Además, se tiene sospecha de que los embarazos múltiples son más comunes de lo que pensamos, pero se pierde uno de los embriones en las primeras semanas, antes de poder verlo en ecografía, o cuando se ve, ya ha parado su crecimiento. En cualquier caso, decimal arriba o decimal abajo, lo que está claro es que el cuerpo de la mujer está diseñado para gestar un solo bebé.
Entonces cuando nos quedamos embarazadas, una de nuestras primeras dudas puede ser si seremos capaces de albergar y alimentar a dos criaturas o más. Desde luego en mi caso, con tres abortos previos, era algo que me preocupaba bastante, a mí y a mi entorno. Si no lo había conseguido con uno en tres ocasiones, ¿cómo iba a ser capaz con dos?
Siguiendo con mi caso particular, a mi historial de embarazos malogrados había que sumar una sospecha fundada de que tengo el útero arcuato. Esto significa, con palabras llanas, que en lugar de tener forma de pera, mi útero tiene forma de corazón. Es decir, en la parte superior, en lugar de ser liso, tiene una hendidura. Aunque en ecografías detalladas se puede tener sospecha cierta de esta pequeña malformación, sólo se puede confirmar mediante histerosalpingografía, que es una prueba que consiste en introducir líquido en tu útero y trompas para que haga contraste y realizar una radiografía posterior, de forma que se obtiene la forma exacta de tu útero (y de paso te desobstruyen las trompas, si es que estuvieran obstruidas). Yo no quise hacerme esta prueba. Algunos médicos insistieron en que me la hiciera porque decían que quizás no tenía espacio suficiente para gestar un bebé, pero otros no le dieron importancia y me aseguraron que no había tenido nada que ver con mis abortos previos (con el segundo seguro que no porque sabemos el motivo, como ya conté en esta otra entrada, pero en los otros dos nunca supimos la causa) y no era obstáculo para tener un embarazo sano y a término. Decidí quedarme con esta última opinión, que ha resultado ser acertada.
Además, soy una persona de complexión más bien delgada y de altura normal (1,64 cm). En más de una ocasión me han preguntado cómo fui capaz de albergar y parir a dos bebés de 3 kg cada uno con lo “menudita” que soy. Y Elena, otro tanto de lo mismo, somos parecidas de estatura y complexión.
Así que amiga, si has llegado hasta nosotras porque te preocupa que tu cuerpo sea capaz de gestar dos bebés, yo te digo que sí, que es posible y tu cuerpo, si ha decidido que sea así, es porque está preparado. ¡Enhorabuena y Suerte!

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Después de mi paso por la Universidad hice un Master en Gestión Internacional de la empresa, y es a esto, al comercio exterior, a lo que me dedico profesionalmente. Junto con mi Pantuflo, somos padres de seis. Los tres primeros no están con nosotros, habitan cada uno en una estrella. Los tres siguientes afortunadamente nos dan mucha lata: Zipi y Zape, que nacieron el mismo día, y Tamagochi, que llegó tres años después. Escribo con sinceridad, pero sin dramatizar, sobre mi realidad imperfecta, sin olvidar el sentido del humor, todo ello aderezado con un punto místico que no puedo evitar por más que me lo proponga. Soy inquieta por naturaleza, siempre tengo algún proyecto entre manos. Hablo más deprisa y en más cantidad de lo que la mayoría de las personas son capaces de procesar, así que el blogging ante todo es una terapia para mí (¡y para los que me rodean!).

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.