Muchos papás hemos sufrido viendo cómo nuestros hijos padecen esta molestia tan común en el lactante. Si los estáis atravesando, tenemos dos noticias que daros, una buena y una mala. Empecemos por la buena: aunque parezca interminable, es una etapa que se acaba pasando, sola. Y la mala: hay poco que podamos hacer nosotros para que llegue este glorioso día y nuestros hijos dejen de sufrir tan incómoda molestia.

Hoy compartimos algunos de los truquitos que nos ayudaron a sobrellevarlos un poco mejor. Si hace poco hablábamos de cómo calmar a los bebés cuando lloran a la vez, hoy debemos decir que cuando sufren cólicos simultáneos, resulta difícil para una sola persona ayudar a los dos al mismo tiempo.
Los cólicos son muy característicos de los bebés de 15 dias a 3-4 meses. Hay muchas teorías sobre por qué se producen, pero como los bebés no pueden hablar y expresarse, ninguna se da por cierta del todo. Gases, mala digestión, estrés, cansancio… No se sabe a ciencia cierta qué es lo que provoca estos episodios de llanto desconsolado. Lo que sí parece demostrado es que los bebés sienten malestar general, y como no tienen muchas formas de expresarse más que llorando, pues lloran. Y mucho.
¿Cómo saber si nuestro/s bebés/s sufre/n cólicos? El cólico del lactante se caracteriza por episodios de llanto inconsolable, en los cuales el bebé se agita, flexiona las piernas contra su barriguita, su rostro se pone rojo, su abdomen duro y, en ocasiones, viene acompañado de ventosidades. Suelen darse a última hora de la tarde.Al parecer existe un “sobrediagnóstico” en el cólico del lactante. Según afirma el doctor José María Paricio en su libro “Tú eres la mejor madre del mundo”, el 80% de los padres afirma que sus bebés lo padecen. Sin embargo, si se aplica la “regla de los 3” de Wessel que os detallamos a continuación, el porcentaje desciende al 16%. El profesor de pediatría estadounidense Morris A. Wessel definió en 1954 tres criterios, por los que se considera que se da un cólico del
lactante si el llanto:

– Aparece antes del tercer mes de vida (generalmente no antes de los primeros
15 días)
– Dura tres o más horas al día (normalmente el inicio es a última hora de la
tarde, aunque no siempre es así)

– Se prolonga durante tres o más días a la semana.

Tradicionalmente se ha afirmado que afecta más a los bebés que se alimentan con fórmula, pero los afortunados bebés que reciben lactancia materna no están exentos de padecerlos, y de hecho los últimos estudios afirman que los cólicos afectan por igual independientemente del tipo de alimentación recibida.

Aquí van algunos remedios, que aunque no son soluciones mágicas (no hay nada que elimine los cólicos), pueden aliviar momentáneamente a padres e hijos. Los hemos agrupado en dos:
    • Posturales:
      • Sujetar al bebé poniendo su barriguita en nuestro antebrazo, la cabeza girada en la palma de nuestra mano, y las piernas colgando;
      • Sujetar al bebé por los muslos, con las piernas flexionadas y su espalda contra nuestra barriga;
    • Colocar al bebé tumbado boca arriba y flexionar sus piernas y encogerlas suavemente contra su barriguita, al igual que la anterior, esta postura favorece la expulsión de gases
    • Masajear la barriguita del bebé suavemente como se muestra a continuación:
      • Noria: con una mano sujetamos ambas piernas ligeramente flexionadas, y con la otra mano se desliza la mano de arriba abajo (desde el ombligo) ejerciciendo una ligera presión
      • Sol y luna: la mano izquierda dibuja un círculo completo en el sentido de las agujas del reloj, cuando llega a las seis, la mano derecha comienza a realizar un movimiento circular desde las once hasta las seis, y se simultanea el movimiento de ambas manos. La izquierda siempre haciendo el círculo completo (sol) y la derecha la mitad (luna)
      • Abrir un libro: se colocan los pulgares de ambas manos a la altura del ombligo del bebé y se deslizan hacia los costados
    • Farmacológicos (ojito con esto… nosotras no somos ni médicos, ni pediatras, ni matronas, ni enfermeras ni farmacéuticas… si queréis probar alguno de estos “remedios”, consultad siempre antes con el pediatra de los bebés. Aquí sólo os decimos lo que, en plena desesperación, fuimos probando, pero siempre bajo supervisión médica y constancia de que no iban a dañar a nuestros bebés…pero no podemos deciros que se los déis a vuestros bebés sin estar seguras de que podeis. Cada bebé es un mundo…):
      • Colikind: medicamento homeopático;
      • Carminativo juventus: o, como dirían las abuelas asturianas, “anisinos”. Es un jarabe de anís, belladona y bicarbonato sódico que actúa contra los gases y favoreciendo la digestión;
      • Infacol: es un brebaje británico que no venden en España, pero todos conocemos a alguien, o al primo del amigo del hermano del sobrino de alguien, que vive, se va de vacaciones, o está haciendo un curso de inglés en Londres. Allí es muy popular y se vende sin receta.
Bueno, y ahora que tenemos bastantes recomendaciones sobre cómo aliviar los cólicos en el lactante, que seguro que además vosotros/as podéis ampliar, pues cada maestrillo tiene su librillo…. ¿Qué hacemos los papis para sobrevivir a los cólicos? Porque esto también trae tela, pues los cólicos no son de un día, ni de dos, ni de tres… ¡Son de todos los días durante los primeros meses! Y si somos papis múltiples, el estrés se multiplica.
Aquí van nuestras propuestas:
  • Paciencia. Mucha paciencia. Kilos de paciencia. Ojalá la paciencia se comercializase;
  • Hacer turnos. Los cólicos hacen que acabes desquiciado. Porque a pesar de los remedios, no siempre se controlan y los bebés experimentan alivio… Y está demostrado que si nosotros estamos nerviosos y cansados, los bebés lo notan. Y lejos de calmar al bebé, lo ponemos más nervioso aún. Es bueno hacer turnos, si se puede, y que un papi descanse mientras el otro se enfrenta con el bebé a los cólicos (cuando es sólo uno el que está sufriendo el episodio, claro está);
  • Pedir ayuda familiar durante unas semanitas, a la hora de baños, cenas y cólicos. Ayuda a sobrellevarlo. El apoyo psicológico ayuda;
  • Pensar que se acabará. Que tarde o temprano pasan;
  • Reirse y tomarlo con humor. Es la mejor receta.
¿Cómo vivisteis o estáis viviendo los cólicos? ¡Contadnos!

Imagen: Adri ilustraciones https://facebook.com/adriilustraciones

Fuentes consultadas para elaborar esta entrada:

– G. Lucio, Cristina: Guía práctica para afrontar los cólicos del lactante, mayo 2013 http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/02/22/noticias/1361551195.html

– Paricio, José María (Dr): Tú eres la mejor madre del mundo, Ediciones B, 1ª Edición Mayo de 2013
– International Association of Infant Massage http://www.iaim.net/

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Después de mi paso por la Universidad hice un Master en Gestión Internacional de la empresa, y es a esto, al comercio exterior, a lo que me dedico profesionalmente. Junto con mi Pantuflo, somos padres de seis. Los tres primeros no están con nosotros, habitan cada uno en una estrella. Los tres siguientes afortunadamente nos dan mucha lata: Zipi y Zape, que nacieron el mismo día, y Tamagochi, que llegó tres años después. Escribo con sinceridad, pero sin dramatizar, sobre mi realidad imperfecta, sin olvidar el sentido del humor, todo ello aderezado con un punto místico que no puedo evitar por más que me lo proponga. Soy inquieta por naturaleza, siempre tengo algún proyecto entre manos. Hablo más deprisa y en más cantidad de lo que la mayoría de las personas son capaces de procesar, así que el blogging ante todo es una terapia para mí (¡y para los que me rodean!).

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.