Una de las cosas que más quebraderos de cabeza me ha dado y a la que más tiempo he dedicado en investigaciones en la red ha sido la elección del carrito. Es una cuestión muy complicada dentro de lo simple. A priori es sencillo porque el abanico de posibilidades es reducido. No todas las marcas tienen carros gemelares, y las que lo tienen sólo tienen uno o dos modelos. Peeeeeero… es a la vez complicado porque, para mí, NO EXISTE EL CARRO GEMELAR PERFECTO, siempre hay algo a lo que vas a renunciar.

Te cuento mi experiencia y mi elección, y expongo las variables que valoramos por si te pueden servir. En esta otra entrada explicamos cuáles creemos que son los factores clave a tener en cuenta a la hora de elegir el carrito gemelar.

Nuestro carro es el Baby Jogger City Mini Gemelar.

¿Por qué? VENTAJAS que le encontramos:

UN SOLO CARRO “PARA TODA LA VIDA”

Hemos visto en la mayoría de familias de nuestro entorno (con un solo bebé de cada vez) que terminan comprando dos carritos, los primeros meses uno modular y se acaban pasando en seguida a la silla tipo paraguas. Nosotros teníamos claro que queríamos un carro que nos durara, salvo imprevistos o averías, mientras los niños necesitaran desplazarse sobre ruedas. Para esto tenía que ser un carro ligero y de fácil plegado, y que además sirviese desde el nacimiento. El City Mini permite acoplar capazos, lo cual fue muy útil los primeros meses. En realidad se podría llevar a los bebés sin capazos desde el nacimiento porque los respaldos se reclinan completamente, pero no me gustaba mucho la idea, me parecía que iban desprotegidos. A los tres meses y medio los cambiamos a la silla porque ya no cabían en los capazos.

EN PARALELO

otra cosa que tuve clara desde el principio es que quería que los bebés fuesen en paralelo, ahora que ya empiezan a hacer algo parecido a interactuar, se tocan, se roban el chupete y hasta se pelean por los juguetes, me parece muy divertido para ellos.

PLEGADO FACILÍSMO

vivimos en una zona de la ciudad que por diversos motivos nos obliga, si queremos desplazarnos con el carro gemelar, a coger el coche para casi todo. Si ya es un rollo monta y desmonta chasis y silla, pliega y despliega con un carro de un solo bebé, pensar en hacerlo con dos sillas me parecía una tortura. El plegado de esta silla es sorprendentemente sencillo, todo de una pieza y se hace de una sola maniobra, Además pliega en libro y me cabe plegado de pie en el maletero de mi “Polito”. Las sillas gemelares que pliegan tipo paraguas no me caben;

BARRA CONTINUA PARA EMPUJARLO

me resulta comodísimo que el carro tenga barra en lugar de asas, cuernos o cómo se diga… Puedo empujarlo con una sola mano mientras con la otra hablo por el móvil, busco algo en el bolso, o me rasco una oreja;

ANCHO RAZONABLE

tiene 76 centímetros de ancho, me cabe por prácticamente todas las puertas y ascensores (insisto, prácticamente, pero me he encontrado algún ascensor o puerta en que me he tenido que quedar con las ganas). Para ser un carro en paralelo es razonablemente estrecho, aunque también es cierto que existen un par de modelos en paralelo con menos de 70 cm de ancho;

CAPOTAS INFINITAS

vivimos en una ciudad con mucho sol todo el año y las capotas de este carro son de las más extensibles que he visto, por lo que te ahorras llevar sombrilla u otros inventos que al final pueden llegar a ser más incordio que otra cosa;

LIGERO

bueno, ligero lo que se dice ligero… no hay ningún gemelar que lo sea por definición. Pero para ser un carro doble es muy manejable, todo el chasis es de aluminio y es razonablemente llevadero. Yo mido 1,64 y peso 55 kg, no soy gran cosa, y no he tenido problemas para plegar/desplegar o subirlo y bajarlo del maletero.

Pero no son todo ventajas, este carro tiene para mí estos
INCONVENIENTES

SILLAS FIJAS

cuando los niños van en la silla tienen que ir mirando al frente, y me habría encantado que se pudiesen poner mirando para mí al principio de sentarlos, cuando les quité los capazos protestaban un poco porque no me veían;

PRECIO Y ACCESORIOS

el carro en sí no es caro carísimo (según la tienda se puede encontrar por menos de 500€), pero es un poco engaño porque viene sin ningún tipo de accesorio. Yo he comprado aparte los capazos (150€ cada uno), la burbuja de lluvia (unos 100€) y la barra delantera (60€) así que sumando sumando… no es un carro barato en absoluto;

REPOSAPIES

no tiene reposapiés regulables, lo cual me parece un poco incómodo para ellos sobre todo cuando son pequeños porque no les llega el culete atrás si quieren llevar colgando las piernas, echo de menos unos reposapiés regulables para que puedan ir con las piernas extendidas o sentados “a lo indio” mientras son muy pequeños.

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Después de mi paso por la Universidad hice un Master en Gestión Internacional de la empresa, y es a esto, al comercio exterior, a lo que me dedico profesionalmente. Junto con mi Pantuflo, somos padres de seis. Los tres primeros no están con nosotros, habitan cada uno en una estrella. Los tres siguientes afortunadamente nos dan mucha lata: Zipi y Zape, que nacieron el mismo día, y Tamagochi, que llegó tres años después. Escribo con sinceridad, pero sin dramatizar, sobre mi realidad imperfecta, sin olvidar el sentido del humor, todo ello aderezado con un punto místico que no puedo evitar por más que me lo proponga. Soy inquieta por naturaleza, siempre tengo algún proyecto entre manos. Hablo más deprisa y en más cantidad de lo que la mayoría de las personas son capaces de procesar, así que el blogging ante todo es una terapia para mí (¡y para los que me rodean!).

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.