Una pregunta que me hacen a menudo es “¿los vistes iguales?”. Y mi respuesta suele ser “los visto, que no es poco”.

Ya lo contábamos en nuestra entrada La ropa de los gemelos: vestir a dos bebés es un curro importante. Porque normalmente cuando estás vistiendo a uno, sólo piensas en terminar con él para poder atender al otro, así que yo le doy más importancia a la comodidad (mía y de los bebés) que al modelito en cuestión.

Ya cuando estaba embarazada empezaron a hacerme esta pregunta. Por aquel entonces me planteaba la respuesta, porque tenía mucho tiempo para pensar, y creo que de primeras me apetecía no vestirlos iguales. Me parecía más divertido.

Pero luego llegaron los bebés, y los regalos. Y quienes te obsequian lo hacen según sus gustos, así que nos encontramos con conjuntos iguales, con otros “complementarios” (mismo modelo, distinto color, o simpáticos como los bodies de la foto) y con otros completamente diferentes. Y la verdad es que todos me parecieron bien, tan agradecida estaba de no tener que comprar ropa por un tiempo que me daba igual.

Cuando empecé a comprar ropa yo, se desmoronaron mis teorías. En muchas tiendas sólo tienen una o dos tallas de cada modelo o color. Esto suele pasar en las boutiques pichis, así que no tengo problema porque no las frecuento mucho. En las tiendas baratas tienen montones de tallas de todos los colores y modelos, y según lo que haya, o compro todo duplicado, o por ejemplo chandal igual y las camisetas diferentes, o si hay un mismo modelo de diferentes colores… Pero lo que no hago nunca es comprar cosas diferentes.

Sobre la discusión de si se debe vestir o no igual a los gemelos hay para todos los gustos. Supongo que al fin y al cabo es algo muy personal. A mí me parece práctico vestirlos iguales o complementarios, más fácil para organizar el armario y para decidir qué ponerles (aunque confieso que es una decisión a la que suelo dedicar una media de 0,1 segundos). Supongo que el día que ellos empiecen a tener sus gustos, que tiene pinta de que van a ser muy diferentes, dejaremos de hacerlo. Aunque si le dan a la moda la importancia que le damos su padre y yo (o sea, nula y poca, respectivamente), lo mismo siguen vistiendo iguales hasta que vayan a la universidad.

He leído que es importante que cada uno de los gemelos desarrolle su propia identidad, y vestirlos iguales, especialmente si son idénticos, a partir de cierta edad puede ser contraproducente. A mí personalmente, en general no me gusta mucho ver a hermanos vestidos con la misma ropa. Pero por otro lado, ¿sabéis qué? Me dará pena cuando ya nunca los vista igual, porque como son tan diferentes, no se va a notar que son mellizos. En el fondo me encanta presumir de gemelos, estoy muy orgullosa de ellos y me hincho como un pavo cuando los piropean. Vaya tontería, pero no puedo evitarlo…

Y vosotros, ¿vestís iguales a vuestros gemelos?

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Después de mi paso por la Universidad hice un Master en Gestión Internacional de la empresa, y es a esto, al comercio exterior, a lo que me dedico profesionalmente. Junto con mi Pantuflo, somos padres de seis. Los tres primeros no están con nosotros, habitan cada uno en una estrella. Los tres siguientes afortunadamente nos dan mucha lata: Zipi y Zape, que nacieron el mismo día, y Tamagochi, que llegó tres años después. Escribo con sinceridad, pero sin dramatizar, sobre mi realidad imperfecta, sin olvidar el sentido del humor, todo ello aderezado con un punto místico que no puedo evitar por más que me lo proponga. Soy inquieta por naturaleza, siempre tengo algún proyecto entre manos. Hablo más deprisa y en más cantidad de lo que la mayoría de las personas son capaces de procesar, así que el blogging ante todo es una terapia para mí (¡y para los que me rodean!).

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.