Hoy traemos una receta de pan muy sencilla y rica, a los niños les encanta porque es blandito, nosotros les damos en el desayuno, con un poco de mermelada, o entre horas. Y a los mayores nos sirve para combinar de muchas formas.

La receta original es del libro de pan y bollería de la Thermomix, que he modificado para hacer un poco más ecológica festiva. Aunque no lo he intentado, supongo que también se puede amasar con un robot de cocina, o, en su defecto, a mano.

Aquí va:

INGREDIENTES

240 g de agua

30g de aceite de oliva virgen extra

20g de azúcar de caña integral

25g de levadura prensada fresca, de panadería

450g de harina integral (los de la foto llevan una mezcla de espelta y trigo ecológicas)

1 cucharadita de sal

PREPARACIÓN

Poner el agua, el aceite y el azúcar en el vaso y programar 1 minuto, 37º, velocidad 1

Agregar la levadura y mezclar 10 segundos, velocidad 4

Añadir la harina y la sal y programar 30 segundos, velocidad 6

Amasar 3 minutos, vaso cerrado, velocidad Espiga.

Dejar reposar en el vaso hasta que doble su volumen (aproximadamente 30 minutos)

Precalentar el horno a 240º

Sacar la masa y hacer bolas de aproximadamente 50g. Extender cada bola en la superficie de trabajo enharinada, con ayuda del rodillo, hasta hacer tortas de unos 12/14 cm de diámetro o del tamaño deseado, lo importante es dejar la masa muy fina.

Hornear 5 minutos.

Al sacarlas, cubrirlas con un paño húmedo. Deben quedar blandas (huecas por dentro para poder abrirlas) y no muy doradas.

BON APÉTIT!

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Después de mi paso por la Universidad hice un Master en Gestión Internacional de la empresa, y es a esto, al comercio exterior, a lo que me dedico profesionalmente. Junto con mi Pantuflo, somos padres de seis. Los tres primeros no están con nosotros, habitan cada uno en una estrella. Los tres siguientes afortunadamente nos dan mucha lata: Zipi y Zape, que nacieron el mismo día, y Tamagochi, que llegó tres años después. Escribo con sinceridad, pero sin dramatizar, sobre mi realidad imperfecta, sin olvidar el sentido del humor, todo ello aderezado con un punto místico que no puedo evitar por más que me lo proponga. Soy inquieta por naturaleza, siempre tengo algún proyecto entre manos. Hablo más deprisa y en más cantidad de lo que la mayoría de las personas son capaces de procesar, así que el blogging ante todo es una terapia para mí (¡y para los que me rodean!).

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.