Ayer fue San Zape. Y lo celebramos como si de un cumpleaños se tratase 🎉, con su regalín 🎁, su tarta 🎂 e incluso con su velita, y su “Es un muchacho excelente” 🎶 (cantarle el “cumpleaños feliz” nos parecía un poco excesivo 😊…)

Este año hemos decidido conmemorar la onomástica por separado de cada uno de los mellis por dos motivos principalmente:


  • porque su cumpleaños oficial cae en pleno verano y, aunque no nos gustan demasiado las fiestas de cumpleaños ni vayamos a hacer una celebración multitudinaria, a ellos les hace mucha ilusión llevar un regalito a sus compis del cole y que sea su día de “protas” en la clase;
  • porque así tienen su día especial, exclusivo cada uno. Y ganan ambos, el homenajeado porque tiene un día en el que toda la atención recae sobre él, y su hermano, porque asume que el centro de atención y el regalo son para su hermano, y él es partícipe, pero no protagonista, en esa celebración.

Hicimos algo muy familiar. Zape estaba pletórico, se pasó el día diciendo que era su Santo, y que al día siguiente iba a llevar regalos a sus amiguitos, estaba feliz. Zipi, por su parte, no paraba de preguntar que cuándo era su Santo, pero aceptó muy bien que ayer no, ayer era el día de su hermano.

Hemos empezado a hacerlo este año (4 años) porque ya entienden el significado de lo que estamos haciendo, y, especialmente, tienen asumido el concepto temporal, que hoy es San Zape y en tres meses San Zipi (aunque este último se tirará desde hoy hasta dentro de tres meses preguntándonos qué día es y cuánto falta 😂).

Ser hermano gemelo tiene muchas ventajas, cada día le veo más, tanto para ellos, como para nosotros (ejem, ejem… ojo, que tampoco se han criado solos ¿eh?) Observar su complicidad, esa relación tan especial, ese compañero de fatigas, cómo ya comienzan a vacilarnos (y lo que nos queda)… Sin embargo, también empezamos a notar hace un tiempo que disfrutan mucho de esporádicos momentos de exclusividad. No es fácil encontrar tiempo individual para cada uno, pero simplemente con acompañarnos a Pantuflo o a mí a hacer algún recado por separado, o que nos sentemos en un aparte con uno a jugar, ya les sabe de maravilla.

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Después de mi paso por la Universidad hice un Master en Gestión Internacional de la empresa, y es a esto, al comercio exterior, a lo que me dedico profesionalmente. Junto con mi Pantuflo, somos padres de seis. Los tres primeros no están con nosotros, habitan cada uno en una estrella. Los tres siguientes afortunadamente nos dan mucha lata: Zipi y Zape, que nacieron el mismo día, y Tamagochi, que llegó tres años después. Escribo con sinceridad, pero sin dramatizar, sobre mi realidad imperfecta, sin olvidar el sentido del humor, todo ello aderezado con un punto místico que no puedo evitar por más que me lo proponga. Soy inquieta por naturaleza, siempre tengo algún proyecto entre manos. Hablo más deprisa y en más cantidad de lo que la mayoría de las personas son capaces de procesar, así que el blogging ante todo es una terapia para mí (¡y para los que me rodean!).

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.