¿Y ya está? ¿Cómo que ya está?

Y las noches en vela, las semanas en las que acumulas 20 horas de sueño en total, la falta de brazos para abarcar todo, el exceso de estrés, la pena de no poder dedicarles el 100% del tiempo, el caos más absoluto, el túnel negro del que no sabes si algún día saldrás, los cólicos a pares, las broncas conyugales, el ingente gasto en pañales y ropa (porque no pueden heredar nada uno del otro)…

¿Todo eso dónde queda?

Me han dicho miles de veces esto de que “los crías de una vez y ya está”…

Sigo pensando que no, “no está ya”… Los primeros años de criar a dos simultáneamente son muuuy intensos. Te dejan como si te hubiera pasado una apisonadora (o dos) por encima.

Sin embargo, ahora próximos a cumplir cuatro años Zipi y Zape, entiendo lo que querían decir. Si no fuera porque tengo un pequeñín de nueve meses, realmente ahora estaríamos en una etapa mucho más fácil, más cómoda. Y en cuatro años hemos criado a dos niños. No sé si bien o mal, no sé si mejor o peor… sea como sea, YA ESTÁ hecho… Sólo nos queda un pequeño repechito hasta que tengan… ¿18?… pero vamos, que lo más gordo ya pasó… ¿no?

Y…. QUE NOS QUITEN LO BAILAO.. Porque sí, ¡cómo mola tener gemelos! Somos muy afortunados…

…y ya está…

Ánimo para quienes no veáis aún la luz.

 

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Después de mi paso por la Universidad hice un Master en Gestión Internacional de la empresa, y es a esto, al comercio exterior, a lo que me dedico profesionalmente. Junto con mi Pantuflo, somos padres de seis. Los tres primeros no están con nosotros, habitan cada uno en una estrella. Los tres siguientes afortunadamente nos dan mucha lata: Zipi y Zape, que nacieron el mismo día, y Tamagochi, que llegó tres años después. Escribo con sinceridad, pero sin dramatizar, sobre mi realidad imperfecta, sin olvidar el sentido del humor, todo ello aderezado con un punto místico que no puedo evitar por más que me lo proponga. Soy inquieta por naturaleza, siempre tengo algún proyecto entre manos. Hablo más deprisa y en más cantidad de lo que la mayoría de las personas son capaces de procesar, así que el blogging ante todo es una terapia para mí (¡y para los que me rodean!).

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.