Cuando se acercaba el sorteo de Navidad del año pasado aún no
me había reincorporado al trabajo tras la baja maternal, así que una compañera
me llamó para preguntarme si quería un décimo de la empresa. “Sí sí claro! Pero
que sepáis que si yo lo compro, este año no nos toca seguro”, le respondí. Ella
se quedó un poco sorprendida por mi respuesta y me preguntó por qué estaba tan
convencida de que no iba a tocar. Y le dije “Pues porque a mí ya me ha tocado
la lotería este año y no sería justo que la ganara dos veces. ¨ ¿Y cuándo te
tocó la lotería a ti?”, me preguntó sorprendida. “¡Cuando nacieron mis niños!”,
exclamé sin pensarlo dos veces.

Conseguir un embarazo me parece algo mágico, llevarlo a
término y tener un bebé, un milagro. Y que nazcan dos bebés sanos, una suerte
tan grande que aún a día de hoy me parece increíble.
Durante el embarazo me harté de escuchar lamentos, y todo
tipo de condolencias por la que se nos venía encima. Realmente no era
consciente de lo duro que iba a ser desde el punto de vista físico, pero ni en
los peores momentos me he sentido desgraciada por tener dos bebés de golpe. Y
ahora que ya hemos visto la luz, que podemos dormir, y que no estamos siempre
con un bebé llorando en brazos, más aún se me llena la boca diciendo lo
afortunados que somos por tener dos niños de la misma edad tan sanos en casa.

 

Creo firmemente que nuestros hijos nos eligen, así que si han
decidido venir dos a la vez, es porque saben que podemos con ello, ya sean los
primeros, el tercero y el cuarto, embarazo espontáneo o mediante tratamiento.
Así que si alguna mamá agobiada me está leyendo, ¡ánimo! Disfruta lo que te
espera porque es un privilegio y ya verás que, sin saber cómo, te las acabas
apañando perfectamente. Y sobre todo, ¡enhorabuena! Te ha tocado la lotería.

 

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Después de mi paso por la Universidad hice un Master en Gestión Internacional de la empresa, y es a esto, al comercio exterior, a lo que me dedico profesionalmente. Junto con mi Pantuflo, somos padres de seis. Los tres primeros no están con nosotros, habitan cada uno en una estrella. Los tres siguientes afortunadamente nos dan mucha lata: Zipi y Zape, que nacieron el mismo día, y Tamagochi, que llegó tres años después. Escribo con sinceridad, pero sin dramatizar, sobre mi realidad imperfecta, sin olvidar el sentido del humor, todo ello aderezado con un punto místico que no puedo evitar por más que me lo proponga. Soy inquieta por naturaleza, siempre tengo algún proyecto entre manos. Hablo más deprisa y en más cantidad de lo que la mayoría de las personas son capaces de procesar, así que el blogging ante todo es una terapia para mí (¡y para los que me rodean!).

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.