http://bubblews.com 

Entre las preguntas que me suelen hacer, las del tipo “¿como te arreglas para […] con dos a la vez?” son de las más habituales.

Podría explicar cómo me las arreglo, cuando estoy sola, para llevar a cabo tareas rutinarias como cambio de pañales, dar de comer, lidiar con perretas, vestirlos, salir a la calle, etc. Esas las tengo dominadas. Pero lo cierto es que cada día hay nuevas situaciones que no se habían presentado antes y además los bebés crecen y evolucionan, y no hay dos días iguales.
Tengo grabada a fuego la primera vez que me quedé yo sola con los bebés. Tendrían unos dos meses. Mis padres ya se habían ido (vivimos en ciudades diferentes), papá había vuelto al trabajo, y llegaron las 3 de la tarde, hora en que nuestra querida M, que cuida de los niños y de la casa, se iba.
Yo estaba muerta de miedo, con mil preguntas en la cabeza del tipo precisamente “cómo voy a hacer para…?”. Cuando M estaba a punto de salir por la puerta, los bebés se pusieron a llorar, no recuerdo si uno solo o los dos a la vez. M me preguntó si yo quería que se quedara. Por un instante se me pasó por la cabeza la posibilidad de suplicarle y rogarle que por favor no me dejara sola. Pero en seguida me di cuenta de que tarde o temprano tendría que enfrentarme a ese momento, ¿para qué retrasarlo más? Así que con lágrimas en los ojos, y en un tono nada convincente, le dije que no, que se fuera tranquila. Y allí me quedé yo sola. Los niños lloraban, yo lloraba porque no sabía calmarlos… Y así pasamos la tarde, entre lágrimas y mocos, hasta que papá volvió del trabajo. Fue una debacle. Pero sobrevivimos y no fue tan terrible. Era un paso necesario para coger confianza en mí misma.
Así  que cuando me hacen una pregunta del tipo “Cómo haces para…” simplemente no sé qué responder, y suelo decir algo así como “arreglándomelas”. Porque realmente es así, cuando te ves en la situación, sabes como solventarla.
Cuando mis amigas que están pasando por la maternidad primeriza (de un solo bebé) a la vez que yo me dicen que se acuerdan de mí en muchas situaciones y se preguntan cómo lo hago yo, les contesto que siempre pienso en cómo se las apaña una madre de trillizos (o Elena, sin ir más lejos). Hasta que un día conocí a una y, aún sabiendo lo que me iba a contestar, le hice la pregunta. Y su respuesta fue la que esperaba : “te apañas, no queda otra”.
Pues eso, que te apañas, no sabes bien cómo, pero lo haces. Sólo hay que dejar fluir los acontecimientos. Tener dos bebés a la vez no es lo natural en el ser humano, pero ser madre sí. Y nadie como una madre consciente y confiada sabe qué es lo adecuado en cada momento.
Ana

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Después de mi paso por la Universidad hice un Master en Gestión Internacional de la empresa, y es a esto, al comercio exterior, a lo que me dedico profesionalmente. Junto con mi Pantuflo, somos padres de seis. Los tres primeros no están con nosotros, habitan cada uno en una estrella. Los tres siguientes afortunadamente nos dan mucha lata: Zipi y Zape, que nacieron el mismo día, y Tamagochi, que llegó tres años después. Escribo con sinceridad, pero sin dramatizar, sobre mi realidad imperfecta, sin olvidar el sentido del humor, todo ello aderezado con un punto místico que no puedo evitar por más que me lo proponga. Soy inquieta por naturaleza, siempre tengo algún proyecto entre manos. Hablo más deprisa y en más cantidad de lo que la mayoría de las personas son capaces de procesar, así que el blogging ante todo es una terapia para mí (¡y para los que me rodean!).

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.