Imagen: http://www.volkswagenferper.com/wp-content/uploads/2013/09/chupete.jpg

Después de la retirada del pañal, lo que más miedo me daba era quitar el chupete… Maldita la hora en que se lo metimos en la boca por primera vez, ¡encima a Zape ni siquiera le gustaba al principio! Desde que tenían 18 meses sólo lo estaban utilizando para dormir. Posteriormente en la guardería se lo quitaron de la siesta así que ya sólo lo usaban por la noche… Pero tenían mucho vicio.

Nunca era buen momento para quitárselo, nunca encontraba la historia lo suficientemente convincente para que renunciaran a tan preciado objeto… Y el monstruo se iba haciendo cada vez más grande, cada vez más terrorífico. Sólo con imaginar esa primera noche sin chupete, se me ponía el vello de punta.

Intentaba autoconvencerme de que no iban a llegar a la Universidad con chupete, que ya se lo quitarían solos… Pero luego miraba la boca de Zape y se me caía el alma a los pies…

Total, que pasaron las Navidades, acabó la primavera y llegó el verano, nació el hermanito, terminaron en la guardería, ya pronto empiezan al cole… Y nos fuimos toda la tropa a #tierrasanta (como dicen las malasmadres) a pasar dos semanas a casa de mis padres. Y un plan maléfico planeó sobre la mente de Pantuflo (o sea, el papi de Zipi y Zape)… ¿Por qué no aprovechamos este viaje para “olvidar” los chupetes en casa y que no quede otro remedio que dormirse sin ellos? Qué va, imposible, los abuelos no lo permitirían, no iban a soportar los llantos y ya veía a mi padre yendo a una farmacia de guardia a medianoche a comprar chupetes a sus desdichados nietos.

Sin embargo, la decisión estaba tomada, a la vuelta del viaje llevamos a cabo el plan. Debo decir que si no es por Pantuflo yo no le habría echado narices ni de broma… Llegamos a casa después del viaje a las 10 de la noche. Los niños estaban muy cansados. Cuando se fueron a la cama, lo primero que hicieron fue pedir sus chupetes, como de costumbre. Les dijimos que se habían quedado en casa de los abuelos y protestaron. Un poco. A mi juicio, poquísimo. El papi se quedó con ellos en la habitación y en seguida se durmieron.

…Y ya…

¿Cómo? ¿Esto es todo?

¿Tan fácil?

¿Dónde están los lloros y el drama? Seguro que la segunda noche, cuando no estén tan cansados y sean conscientes de que el chupete ya no está, nos arman la marimorena…

Pues no…

No han vuelto a pedir el chupete.

Así de fácil, lo juro. Han pasado once noches. Si se han despertado en mitad de la noche tampoco lo han pedido ni les ha costado demasiado volver a dormirse… Cuando encuentran el de su hermano pequeño (al que juré y perjuré no ponerle chupete nunca, y tardé menos de 24 horas en hacerlo cuando nació…) se lo meten de broma en la boca y vienen a enseñármelo para que me pique, pero nada más…

Yo aún sigo alucinando. Tanta historia con el chupete, y resulta que ha sido, hasta ahora, el reto más fácil… Qué orgullosa estoy de mis niños, y de su papi, que si es por mí, llegan a la ESO con chupete.

Ánimo para quienes estéis en ello, y quienes ya lo habéis pasado, contadnos, ¿cómo fue? ¿qué artimañas usasteis?

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Después de mi paso por la Universidad hice un Master en Gestión Internacional de la empresa, y es a esto, al comercio exterior, a lo que me dedico profesionalmente. Junto con mi Pantuflo, somos padres de seis. Los tres primeros no están con nosotros, habitan cada uno en una estrella. Los tres siguientes afortunadamente nos dan mucha lata: Zipi y Zape, que nacieron el mismo día, y Tamagochi, que llegó tres años después. Escribo con sinceridad, pero sin dramatizar, sobre mi realidad imperfecta, sin olvidar el sentido del humor, todo ello aderezado con un punto místico que no puedo evitar por más que me lo proponga. Soy inquieta por naturaleza, siempre tengo algún proyecto entre manos. Hablo más deprisa y en más cantidad de lo que la mayoría de las personas son capaces de procesar, así que el blogging ante todo es una terapia para mí (¡y para los que me rodean!).

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.