Hace tiempo que vi este vídeo por primera vez y me resultó tan potente, tan significativo, tan obvio, tan profundo. Cada vez que lo veo me sigue estremeciendo.

A veces nos liamos la manta a la cabeza con la estimulación precoz, los 1001 métodos para educar a nuestros hijos, el colegio bilingüe, la “educación para la ciudadanía”, el premio y el castigo, el “sí” y el “no”… Y nos olvidamos de la esencia. Es todo mucho más simple… Pero a la vez mucho más complicado, porque nos pone en el punto de mira a los padres.

Hay que prestar atención a la educación de nuestros hijos, claro que sí, pero los primeros que debemos reeducarnos somos nosotros mismos, porque somos el espejo en el que se miran a diario nuestros pequeños. Y eso es muy difícil, nadie es perfecto. Pero nada de lo que les digamos o queramos inculcar tendrá efecto si no somos consecuentes con nuestros actos y predicamos con el ejemplo.

Merece la pena dedicarle un minuto. Da que pensar.

Ana

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someone
email
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
The following two tabs change content below.
Asturiana, habladora compulsiva, culo inquieto, Licenciada en un par de cosillas y madre de 3 + 3. Los tres primeros son 🌟 🌟 🌟 del cielo y los tres siguientes (los mellizos Zipi y Zape y el pequeño Tamagochi), afortunadamente nos dan mucha lata. No soy superwoman, trabajo en equipo con mi Pantuflo. Nadie dijo que fuera fácil... pero ¿y lo bien que lo pasamos?

Latest posts by Ana Tresguerres (see all)