En su momento dediqué una entrada en la que mostraba cómo iba creciendo la barriga a medida que avanzaba el embarazo de Zipi y Zape semana a semana. En teoría, el desgaste al que se somete el cuerpo en un embarazo gemelar es superior a cuando hay un solo feto. El tamaño de la barriga, ¡teóricamente también!

Sin embargo, como puedes observar en los montajes, en mi caso, el hecho de tener diástasis previa y que el útero estaba “entrenado” (¡y tan entrenado!) del embarazo anterior, hizo que, aparentemente, no difirieran mucho las barrigas entre uno y otro embarazo.

Con Tamagochi me salió la barriga muchísimo antes. A las 12 semanas de Zipi y Zape, con la ropa puesta no se notaba nada de nada y sin embargo con Tamagochi ya era evidente que estaba embarazada. No hay testimonio gráfico de las 12 semanas de Tamagochi (me pilló con la retirada de pañal de Zipi y Zape, y con sangrados en el embarazo que me obligaron a parar el ritmo y reposar hasta las 13 semanas), y la verdad es que no daba para más. Las fotos empiezan a partir de la semana 18, arriba va la del embarazo gemelar, y abajo el “individual”.

Gané el mismo número de kilos (¡¡25!!) en ambos embarazos. y llegué al final del de Tamagochi igual de voluminosa. Sin embargo, no me sentía para nada igual.

Aunque aparentemente parece que la barriga es igual de grande, en realidad yo me sentía mucho más ligera, y me recuperé mucho antes (no sé si la lactancia tuvo algo que ver, y el hecho de que, en esta ocasión, en lugar de guardar reposo pasé todo el embarazo muy activa, salvo las primeras semanas).
Otra diferencia importante fue a la hora de dormir. Con Zipi y Zape no podía tumbarme boca arriba desde el segundo trimestre, literalmente me ahogaba, y darme la vuelta en la cama los dos últimos meses era una odisea, cosa que no me pasó en ningún momento con Tamagochi.
 Definitivamente, se nota la diferencia entre albergar a uno y albergar a dos pequeñines, ¡al menos internamente!

Te interesará también

Si te ha gustado el post, comparte...
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Después de mi paso por la Universidad hice un Master en Gestión Internacional de la empresa, y es a esto, al comercio exterior, a lo que me dedico profesionalmente. Junto con mi Pantuflo, somos padres de seis. Los tres primeros no están con nosotros, habitan cada uno en una estrella. Los tres siguientes afortunadamente nos dan mucha lata: Zipi y Zape, que nacieron el mismo día, y Tamagochi, que llegó tres años después. Escribo con sinceridad, pero sin dramatizar, sobre mi realidad imperfecta, sin olvidar el sentido del humor, todo ello aderezado con un punto místico que no puedo evitar por más que me lo proponga. Soy inquieta por naturaleza, siempre tengo algún proyecto entre manos. Hablo más deprisa y en más cantidad de lo que la mayoría de las personas son capaces de procesar, así que el blogging ante todo es una terapia para mí (¡y para los que me rodean!).

¿QUIERES SEGUIRNOS LA PISTA?

Suscríbete y llévate de regalo esta estupenda y completa  GUÍA  DE CARRITOS GEMELARES 2017

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.